logo3 (200x200)

Kromschroeder es actualmente un referente nacional e internacional que contribuye a la reducción de las emisiones de CO2, al desarrollo de las energías eficientes y renovables y al uso responsable y seguro de las instalaciones de energía que utilizan gases combustibles.  Trabaja para las compañías energéticas, las empresas de servicios energéticos, los instaladores, las ingenierías y prescriptores energéticos y los propios consumidores y usuarios finales de todos los sectores económicos que diseñan, producen, utilizan o consumen energía.

El objetivo de la colaboración ha sido el de activar las ventas mediante un proceso de diagnóstico y  rediseño de la acción comercial. En otras palabras, establecer la estrategia operativa de las ventas. El proyecto ha  supuesto un cambio a nivel organizativo del equipo comercial y también un cambio cultural bajo el concepto “toda la empresa vende”. Como elemento indisoluble de nuestra metodología SALES BOOSTER se ha creado también un sistema de  planificación y reporting comercial  en base a criterios de  clientes y márgenes, número de visitas óptimas, rutas rentables y, en consecuencia, hemos redimensionado la estructura comercial.

Isidre Tort, director general de Kromschroeder, dice de nosotros:

“Los procesos de cambio de una organización, de cambio en la forma de hacer las cosas, de cambio cultural de un equipo de personas, son procesos creativos, transformadores y son los cambios más delicados y a menudo difíciles que una empresa debe, de tiempo en tiempo, afrontar si quiere sobrevivir. 

Y lo complejo de ello es que no se pueden imponer, al contrario, se debe convencer, se debe escuchar, se debe facilitar la participación de la organización en acabar de diseñar las nuevas formas de trabajar, se debe seducir y conseguir que sean las mismas personas que van a hacer el cambio las que lo acaben de diseñar y lo hagan convencidas que es lo mejor.  Francesc y Daniel me han enseñado, entre otros aspectos, a enfocar la transformación de esta forma. 

 No solo nos han dicho lo que creían que debíamos hacer, sino que lo hemos hecho juntos , nos han acompañado, lo hemos explicado a la organización , hemos convencido y han trabajado con papel, lápiz y ordenador en mano, junto con nosotros, hasta la fase de implantación y consolidación con éxito de las soluciones, que juntos, hemos visto que eran las mejores. Sin duda estoy convencido que no hay otro camino mejor para hacerlo. Y lo hemos hecho. Gracias por vuestra ayuda. “